2024, próspero y sostenible año nuevo

El año pasado fue uno de avances y crecimiento sostenido para la industria de la movilidad eléctrica a nivel global, en LATAM y en México.

Los escenarios que preveían un crecimiento en la participación de mercado de los EV’s en la industria automotriz se cumplieron, aunque para muchos estos avances aún sigan siendo incipientes dado el tamaño del mercado. 

El reporte de McKinsey, Technology Trends Outlook 2023 colocaba a las tecnologías de movilidad, así como a las de electrificación y renovables dentro de las 15 tendencias tecnológicas que junto con la inteligencia artificial (IA) impulsarían un crecimiento más sostenible e inclusivo, además de ser claves para avanzar en la atención de desafíos globales complejos.

2023 ha dejado en claro que la movilidad sostenible, asignatura pendiente de cara a la crisis climática, se logrará con la instalación de infraestructura de recarga y autos de motor eléctricos. Los siguientes son algunos de los factores que nos permiten prever un 2024 de avances contundentes para la electromovilidad como la nueva tecnología predominante en el  transporte: 

1. Creciente participación de mercado a nivel global: Las ventas globales de autos eléctricos se mantienen en una ruta de crecimiento sostenido: de más de 1 millón de unidades en 2017 a más de 10 millones en 2022 y más de 14 millones en 2023. Los pronósticos apuntan a 27 millones de unidades en 2026. Por el contrario, las ventas de autos de combustión interna ya muestran una tendencia sostenida a la baja. Se prevé que para 2026 las ventas globales de este tipo de vehículos sean 39% menores que en 2017, año en que alcanzaron su punto más alto para después comenzar una constante descendente. (BloombergNEF 2023)

2. Compromiso de los grandes operadores de flotas y electrificación de la logística:  La descarbonización fue el compromiso principal de las grandes marcas que integran el Fortune Global 500. Cuatro de cada cinco empresas establecieron como prioridad sus objetivos de reducción de carbono. En congruencia con lo anterior, la electrificación de los autos de flotas es la que crece más rápido comparada con otros tipos de transporte, con una proyección de alrededor de 27 millones de vehículos eléctricos en circulación a finales de 2022 a más de 100 millones en 2026. (BloombergNEF 2023 y McKinsey, Technology Trends Outlook 2023)

3. El transporte eléctrico y su capacidad global de descarbonización: Los EV’s circulantes de todo tipo actualmente representan una reducción total global estimada de 1.5 millones de barriles de crudo diarios, esto es, el 3% de la demanda mundial de combustible fósil para el transporte terrestre. (BloombergNEF 2023) 

4. La comunidad internacional cada vez más comprometida con la transición del sector transporte: El Acuerdo de Dubai en el marco de la COP28 incluye con un llamado inédito  para “una transición hacia el abandono de las energías fósiles”. Por primera vez en una conferencia de la ONU sobre el clima se asienta expresamente una posición que incidirá en el futuro de toda actividad relacionada con la producción y el uso de todo tipo de energía fósil. En este sentido, dicho Acuerdo contempla el compromiso mundial de i) Eliminar las subvenciones ineficientes a los combustibles fósiles, esto es, aquellas que no vayan dirigidas a paliar la pobreza energética ni a las transiciones justas, y ii) Acelerar la reducción de emisiones en el transporte por carretera mediante el desarrollo de infraestructuras y la rápida adopción de vehículos con cero o bajas emisiones. Estas dos medidas en particular pavimentan el camino a la movilidad eléctrica.

5. LATAM, a menor velocidad pero en la misma ruta: A pesar de ser una región con menor avance en los esfuerzos internacionales de descarbonización, se prevé que para 2040 en America Latina y el Caribe más del 50% de los autos nuevos vendidos será de motor eléctrico. (Banco Interamericano de Desarrollo – BID)

6. Apoyo técnico e institucional para la movilidad sostenible: El BID y el Fondo Verde para el Clima crean el primer fondo regional para promover la movilidad eléctrica (e-movilidad) y el uso del hidrógeno verde en América Latina y el Caribe con una aportación inicial de US$450 millones en préstamos concesionales y donaciones a nueve países de la región. El BID  lanza ls plataforma virtual EMOVILAC, que promueve la creación de comunidades de práctica multisectoriales para fomentar la formación técnica y el intercambio de conocimientos en materia de movilidad eléctrica. 

7. México implementa nueva estrategia de movilidad: En junio de 2023 fue publicada oficialmente la Estrategia Nacional de Movilidad Eléctrica (ENME), documento de política pública que establece las bases para la transición del país a un modelo de movilidad sostenible. Con más de 100  acciones de corto, mediano y largo plazo, la nueva política de movilidad establece como meta que para 2030 el 50% de las ventas de los vehículos ligeros en el país sean unidades cero emisiones (eléctricos e híbridos enchufables).  

8. Preferencias del consumidor mexicano: El año pasado también mostró cambios significativos en las preferencias del mercado. 44% de los consumidores mexicanos mostraron su interés en adquirir vehículos eléctricos, incluyendo modelos totalmente eléctricos, híbridos de enchufe e híbridos. (EY Mobility Consumer Index)

9. México y la conversión estratégica de las armadoras de automóviles a nuevos portafolios de eléctricos: Tesla confirma la construcción de su gigafábrica en Nuevo León, con una inversión de 5 mil millones de dólares. General Motors hace una inversión de mil millones de dólares en su complejo de Ramos Arizpe para producir las versiones eléctricas de sus Chevrolet Blazer y Equinox. BMW anunció una inversión de más de 800 millones de dólares para reconfigurar su planta en San Luis Potosí, en donde fabricará su nueva generación de eléctricos con la red de producción Neue Klasse, además de que ensamblará también baterías de alto voltaje. Ford cierra el año con alrededor de 130 mil unidades ensambladas del Mustang Match E en su planta mexicana. JAC México con su planta Giant Motors Latinoamérica operando en Hidalgo acelera su producción de EV´s para el mercado nacional. Adicionalmente se esperan los anuncios oficiales de las marcas Audi, Volkswagen, Nissan, y KIA de conversión o expansión de capacidades en sus plantas para producir unidades eléctricas en México.

10. Nearshorigng y creación de hubs de electromovilidad. La decisión estratégica de las grandes marcas automotrices de fabricar sus versiones eléctricas en México ha venido acompañda de nuevas políticas y acciones encaminadas a la creación y consolidadción de cadenas de suministro locales calificadas en movilidad eléctrica. Un ejemplo de ello es la llegada de Tesla a Nuevo León, donde el gobierno estatal ha anunciado un paquete de apoyos por mas de 2 mil 600 millones de pesos para el desarrollo de infraestructura y capital humano (apenas el 3% de la inversión proyectada por Tesla y sus 30 proveedores que estarán llegando al país como parte del nearshoring) con lo que se busca acelerar la creación de los más de 4,500 empleos proyectados en los sectores de manufactura y tecnología, y perfilar a la entidad como el próximo hub regional de la electromovilidad de América Latina.

Con estos y otros factores en consideración, estamos seguros que 2024 será un próspero y sostenible año nuevo para la industria de la movilidad eléctrica en México.

Compartir artículo