5 pautas y consejos de uso para que tu auto eléctrico rinda mucho más

Los vehículos eléctricos han abierto una nueva ventana de oportunidad para transportarnos de forma más eficiente, en términos de consumo de energía, y de manera más sostenible respecto del medio ambiente.

A diferencia de un auto de combustión, que tiene una eficiencia energética baja y que en promedio no alcanza a convertir el 30 por ciento del combustible que consume (el resto es desperdicio), los eléctricos convierten hasta un 90 por ciento de la energía eléctrica; además de que en su uso generan cero emisiones de CO2, y prácticamente nada de ruido y partículas contaminantes altamente nocivas para las personas.

Con una masa crítica suficiente de vehículos eléctricos en sustitución de los de combustibles fósiles, la calidad de vida de las personas incrementaría notablemente, al tiempo que se reduciría significativamente el deterioro ambiental que es causa de la crisis climática que ya es considerada una de las principales amenazas globales. Recordemos para ello que el transporte terrestre es responsable de alrededor del 17 por ciento de las emisiones mundiales de CO2.

Pero la transición exitosa a la movilidad eléctrica exige a los consumidores un rol y acciones distintos. Como sucede con toda tecnología, los autos eléctricos vienen con un manual de usuario que conlleva un verdadero cambio de cultura.

Para aprovechar las -muchas- ventajas que ofrece un auto eléctrico, es clave saberlo usar y recargar adecuadamente. 

Aquí algunas de las pautas y recomendaciones básicas que Ce Neutral sugiere tomes en cuenta, para que tu vehículo eléctrico -ya sea de uso particular o comercial- entregue la potencia, duración y experiencia de manejo prometidas:

Primero. Evitar las recargas y descargas totales. 

Las baterías de litio que se utilizan en los autos eléctricos están sujetas a un fenómeno conocido como ciclos de carga y descarga. 

Un ciclo completo ocurre cuando la batería se descarga completamente, y luego la vuelves a cargar completamente. Este proceso de ciclos afecta su vida útil.

Las baterías de litio tienen una cantidad finita de ciclos, antes de que su rendimiento y capacidad comiencen a degradarse. Varios factores contribuyen a esta degradación, y uno de los más significativos es el estrés que se produce en los componentes de las pilas durante las cargas y descargas completas.

Estrés químico y físico: durante una carga completa, los iones de litio se mueven desde el cátodo al ánodo durante la descarga. Cada que este proceso se repite se producen reacciones químicas que provocan la formación de depósitos de litio que afectan la estructura de la batería, reduciendo su eficiencia. Aunado a lo anterior, en cada ciclo de recarga las baterías experimentan una ligera expansión y contracción que puede producir grietas en los electrodos y disminuir así su rendimiento.

Estrés por temperatura: Las cargas y descargas completas pueden generar más calor en la batería, y en términos generales las temperaturas elevadas aceleran los procesos químicos que afectan negativamente la vida útil de la batería.

Así que para prolongar la vida útil de la batería de un auto eléctrico se recomienda evitar recargas y descargas completas con regularidad; esto es, mantener la carga entre un mínimo de 20 % y un máximo de 80%. 

Actualmente, los fabricantes de vehículos eléctricos emplean sistemas de gestión de la batería que limitan la carga y descarga completa para prolongar la vida útil de la batería.

Segundo. Reducir la exposición de la batería a temperaturas extremadamente altas o bajas. 

A pesar de que el desempeño de las baterías varía notablemente de marca en marca y según múltiples factores, se puede decir que las baterías de litio sufren deterioros por su exposición a temperaturas extremadamente altas o bajas, esto es, mayores a 45 ºC  y menores a 0 ºC. Por ello, el rango de temperatura ideal para el trabajo de un vehículo eléctrico es de alrededor de 25 ºC. Así que las recomendaciones prácticas son las siguientes: 

En la medida de lo posible, estacionar el auto bajo techo o en sombra, para evitar calentamientos innecesarios o heladas, según el lugar en que te encuentres.  

Dejar descansar 20 o 30 minutos tu batería una vez que usaste el auto y antes de comenzar a cargarlo, para que este recupere su temperatura ambiente y, en términos generales, evitar las recargas con la pila en temperatura elevada.

Tercero. Reduce al mínimo el uso de recargas rápidas y mantén tu auto enchufado y programado cuando no lo uses durante periodos prolongados de tiempo.

Para alargar la vida útil de tu batería debes usar por regla las recargas lentas de corriente alterna, y por excepción las recargas rápidas en corriente continua. 

La recomendación es que estas últimas las dejes para viajes largos, en los que se requieren recargas rápidas a mitad del camino, o en situaciones en las que no puedas esperar o recurrir a la recarga nocturna, que en la mayoría de los casos permite una carga óptima del vehículo. 

Cuarto. Conduce de manera eficiente y recarga tu batería al frenar.

El frenado regenerativo es una de las innovaciones tecnológicas más disruptivas en el mundo de la automoción que han traído consigo los autos eléctricos. 

Se trata de una tecnología que permite aprovechar la energía que se produce al frenar y desacelerar el auto, convirtiendo parte de esa energía cinética en electricidad para recargar la batería. 

Aquí hay algunos consejos sobre cómo usar adecuadamente el frenado regenerativo para el cuidado de la batería:

Modera la fuerza de frenado y aprovecha la desaceleración progresiva: al utilizar el frenado regenerativo de manera gradual y sin frenar bruscamente puedes maximizar la cantidad de energía que se recupera y reducir el desgaste en el sistema de frenos mecánicos.

Utiliza el modo de conducción regenerativa: algunos vehículos eléctricos ofrecen modos de conducción específicos que aumentan la intensidad del frenado regenerativo, lo que aumenta la capacidad de recuperación de energía.

Adapta tu modo de manejo a las condiciones de tu ruta: en situaciones de tráfico o en carreteras congestionadas, el frenado regenerativo puede ser especialmente efectivo.

En los autos eléctricos, el modo de conducción es clave para mejorar la eficiencia del consumo de energía, para reducir el desgaste de los frenos convencionales y, en última instancia, para prolongar la vida útil de la batería.

Quinto. Instala adecuadamente y da el mantenimiento requerido a tu infraestructura de recarga. 

El diseño, uso y mantenimiento adecuado de las estaciones de recarga o cargadores para vehículos eléctricos es esencial para garantizar su funcionamiento óptimo y prolongar la vida útil de tu unidad. En este rubro, las recomendaciones son las siguientes: 

Inspección regular: con la asistencia de expertos, realiza inspecciones regulares de la estación de recarga para asegurarte de que esté en buen estado. Verifica visualmente la integridad física, el cableado y los componentes eléctricos.

Limpieza: mantén las estaciones de recarga limpias y libres de polvo y escombros, ya que estos podrían afectar el rendimiento y la durabilidad de los componentes.

Verificación de conexiones y pruebas de funcionamiento: verifica periódicamente las conexiones eléctricas para asegurarte de que estén ajustadas y no haya signos de corrosión. Una instalación deteriorada, con conexiones sueltas o corroídas, puede afectar la seguridad, la eficiencia o la potencia de la recarga.

Actualizaciones de software: mantén el software de la estación de carga actualizado. Las actualizaciones generalmente ayudan a mejorar el rendimiento y la seguridad del cargador, además de que a veces agregan nuevas funciones o aplicaciones.

Mantenimiento preventivo: implementa un programa mantenimientos preventivos periódicos según las recomendaciones del fabricante. Esto puede incluir revisiones técnicas y reemplazo de piezas por desgaste.

Monitoreo remoto: La mayoría de las estacione de recarga hoy son compatibles con servicios de monitoreo digital, lo que permite una supervisión a distancia y la detección temprana de problemas para un mantenimiento proactivo.

Protección contra sobrecargas: apóyate de expertos en diseño de infraestructura e instalación de cargadores de vehículos eléctricos para proteger tu estación de recarga y tu auto de fluctuaciones eléctricas.

Contacto con tu proveedor de servicios: Elige un proveedor de servicios experto, que te ofrezca garantías y alta capacidad de respuesta ante eventualidades y para el mantenimiento óptimo de tu estación de recarga. Si observas algún problema, comunícate con el proveedor para obtener la asistencia técnica adecuada.

_______________

Ce Neutral ofrece las soluciones de recarga para autos eléctricos más competitivas, confiables y profesionales del mercado.

Agenda una presentación personalizada para que uno de nuestros expertos diseñe una solución a la medida de tus necesidades. 

Compartir artículo