Conduciendo el cambio: las predicciones de Elon Musk sobre la industria de la movilidad y la llegada de los autos eléctricos ultra veloces. 

Mientras la conversación pública en algunos lugares aún continúa situada en si los autos eléctricos (EV´s) van o no a desplazar definitivamente a los autos de combustión, en si los primeros verdaderamente contaminan menos que los segundos, y en si este año o el pasado se vendieron más o menos EV´s, la industria de la movilidad (nótese, no solo nos referimos a la industria automotriz) diseña, prueba y alinea capacidades para dar vida a los nuevos principios y valores que hoy modelan el transporte terrestre del mañana.

Robert Bosch, la reconocida marca alemana de ingeniería y tecnología  ha lanzado un nuevo producto, y no se trata de otra herramienta eléctrica o maquinaria de trabajo.

Se trata del Bosch Connected World 2024 (BCW), un evento líder en AIoT (inteligencia artificial de las cosas) y transformación digital que ha tenido lugar en Berlín los pasados 28 y 29 de febrero.  

En dicho foro se experimentó de primera mano cómo la inteligencia artificial y la inteligencia artificial generativa (IA/GenAI) así como los “vehículos basados en software» están cambiando las reglas del juego para los fabricantes de motores originales (OEM), los proveedores de servicios de movilidad (MSP) y los proveedores de servicios logísticos (LSP).

El BCW, en su apartado especializado Digital Mobility convocó a marcas y líderes de opinión del ámbito de la movilidad que reflexionaron sobre las posibilidades y retos que traen consigo los vehículos basados en software, la GenAI y otras tecnologías en temas como sus aplicaciones e impacto en el mundo real; la transformación de la industria automotriz con modelos de negocio centrados en el cliente; la sostenibilidad; los ciclos de desarrollo rápidos, o la integración tecnológica.

En el marco de este foro, en una sesión virtual de preguntas y respuestas, el invitado estelar para la clausura del BCW, el recientemente nominado al Premio Nobel de la Paz, Elon Musk, reflexionó sobre el potencial de la inteligencia artificial (IA) y el panorama futuro de la movilidad eléctrica dentro de la industria automotriz. 

En conversación con Stefan Hartung y Markus Heyn de Bosch, el CEO de Tesla hizo algunas reflexiones y previsiones que son relevantes para quienes forman parte del ecosistema de soluciones de movilidad eléctrica, porque más temprano que tarde serán factores de cambio para dicho sector y otros relacionados. Aquí algunos apuntes al respecto: 

De la crisis de chips a una previsible crisis de transformadores y energía.

La computación de inteligencia artificial que está en línea parece estar aumentando en un factor de 10, cada seis meses. Según Musk, eso no podría continuar a un ritmo tan alto para siempre, pero ello ha detonado una demanda de chips sin precedentes.

«Creo que realmente estamos al borde de probablemente la mayor revolución tecnológica que jamás haya existido”.

Dicha revolución tecnológica ha tenido distintos impactos en la medida en que avanza. Hace un año, la escasez eran chips de red neuronal. La próxima escasez serán los transformadores reductores de voltaje necesarios para suministrar energía a los centros de datos de las IA´s que ya habitan el internet, según lo prevé Musk. 

A esta presión por más energía y más transformadores se suma la tendencia creciente de los autos eléctricos como medio de transporte. Tal vez la escasez de chips ya haya sido superada, pero la IA y los vehículos eléctricos se están expandiendo a un ritmo tan acelerado que el mundo enfrentará crisis de suministro de electricidad y transformadores el próximo año. Así que la IA ya tiene un impacto adicional al mundo de los autos eléctricos.

El mensaje para industria es claro: los siguientes retos son generar más energía limpia y fabricar y ofertar tantos transformadores eléctricos como se pueda.

La arquitectura de bajo voltaje de los EV´s será superada. 

En cuanto a las transformaciones de la industria de la movilidad eléctrica, Musk considera que la automoción ha vivido en los 12 voltios por mucho tiempo, y que incrementar el voltaje de funcionamiento de los motores eléctricos reducirá significativamente la cantidad de cobre que se usa en un auto. Cables más finos, permitirán abaratar el sistema eléctrico, reducir el espacio y peso de la instalación. 

Un auto eléctrico con un sistema de 48 Voltios dejaría mayor espacio para una batería mayor o para un coche más compacto, aunque la mayor ventaja sería la eficiencia ganada en la transferencia de energía.

Al bajar la intensidad con la que se transfiere la electricidad se consigue una eficiencia energética significativa, se vuelven más seguras las instalaciones o el sistema eléctrico secundario, además de que se abre la posibilidad de que los autos se conviertan en una especie de powerbank para dar servicio a otros dispositivos electrónicos que serán compatibles con la nueva movilidad.

Así que, según Musk, pasar de 12 a 48 voltios es un paso lógico en la evolución de la arquitectura de bajo voltaje de los autos.

El reto de instalar infraestructura de recarga al ritmo en que se expanden los EV´s.

La tecnología va a la delantera de la infraestructura de carga en la industria de los EV´s. A mayor demanda de energía, también será clave contar con la infraestructura pública necesaria para dar servicio a los EV´s.

Esa es la razón por la que Tesla se ha dedicado a desarrollar una “súper red global de carga”, de acuerdo con su CEO, porque la gente requiere sentirse cómoda viajando largas distancias y tener disponibilidad de recarga para su auto eléctrico.

Tesla low cost y la inteligencia artificial pisando el acelerador de los vehículos de conducción autónoma.

La siguiente generación de autos de Tesla será de un segmento de bajo costo. Musk considera que la reducción de precios de estos vehículos es un paso obligado para su adopción como medio de transporte. Y el foco para la marca estará en desarrollar estos modelos con avances incluidos en materia de conducción autónoma. 

«Estamos llegando a un punto en el que los vehículos autónomos pueden conducirse verdaderamente bien». A medida que avanza la IA, los vehículos autónomos se van pareciendo cada vez más a cómo maneja el ser humano, con respuestas suaves e intuitivas, señaló.

Musk no está pensando en los autos eléctricos como el objetivo sino como el medio. La movilidad del futuro es sostenible, por supuesto, pero también es conectada e inteligente.

Con una nueva generación de vehículos que son verdaderos centros de datos, resulta posible – tal vez hasta conveniente- que la IA termine por desplazar a los humanos como choferes. 

Las cámaras y sensores sustituirán a la vista, y las redes neuronales artificiales a la red neuronal humana. Esa es la visión de quien ha logrado el resurgimiento global de los autos eléctricos.

Dicho lo anterior, se espera que la siguiente generación de vehículos de Tesla muestre avances en materia de conducción autónoma… y luego vendrán cosas “divertidas”, como que los nuevos Tesla Roadster podrán acelerar de cero a 100 kms en menos de un segundo. 

Musk termina su participación con este anuncio, y con una sonrisa.

(Para dimensionar el alcance de esta innovación, cabe decir que con un sprint de cero a 100 kms en menos de un segundo, el Roadster superaría en arranque a un Fórmula 1).

_______________ 

Bosch ha capitalizado muy bien su rol de organizador y anfitrión de un foro en el que se abordan los temas frontera y las ideas más vanguardistas de la industria de la movilidad.

Esto posiciona a la marca alemana como líder en la conversación especializada sobre el futuro de la automoción y su rol en la movilidad digital, que se encuentra en pleno proceso de configuración. 

Igual que con Bosch, habrá que tomar nota de lo que otras marcas innovadoras de esta industria tienen para poner en la mesa. Sugerimos poner atención a marcas como Weride.ai, Bridgestone Mobility Solutions y Drivalia, que también participaron en el Bosch Connected World 2024.

Compartir artículo