COP28: La ruta crítica para la acción climática, la transición energética que se apuntala, y el impulso renovado a la movilidad sostenible

7 de diciembre de 2023. A esta fecha, ya ha transcurrido la primera mitad de la vigésimo octava conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), también conocida como COP28. 

La COP28 reúne a líderes de gobiernos, negocios, ONG´s y miembros de la sociedad civil con el objetivo de diseñar e implementar soluciones concretas de cara a la crisis climática.

Se trata de un foro que, como sus ediciones previas, tendrá resultados limitados si se revisan los avances en materia de descarbonización de la economía global y se les compara con las metas establecidas en el Acuerdo de París.

Esto no podía ser de otra manera. En el fondo, el Acuerdo de París no es otra cosa que una agenda para abordar el -monumental- reto de desinstalar la infraestructura productiva y económica de la era industrial a nivel mundial -basada en la quema de combustibles fósiles-, al tiempo que se instala y adopta una nueva infraestructura basada en energías renovables y sostenibles. Y todo ello, para agregar más complejidad, teniendo la meta de concretarse en tiempo récord. Así que una conclusión adelantada de esta conferencia es que vamos tarde frente al cambio climático.

El sentido de urgencia esta claro: cambiar el curso de la megatendencia de la crisis climática, que se estima rebasará el límite de temperatura global de 1.5 grados centígrados por encima de las temperaturas preindustriales antes de la mitad del siglo en curso, si no se hacen los cambios necesarios. 

Un incremento de 1.5 grados centígrados suena poco, pero a escala global se trata de un verdadero punto de quiebre que la humanidad debe evitar para poner freno a una crisis climática que sigue presentando efectos crecientes de devastación en diversos lugares del planeta. 

2023 está por cerrar y por llevarse a cuestas algunos récords poco célebres: varios meses de este año presentaron las temperaturas promedio más altas desde que se tiene registro, y vinieron acompañados de eventos climáticos con efectos destructivos para comunidades, ecosistemas y especies.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) de la ONU, en su más reciente informe, advierte que las perturbaciones climáticas amenazan el desarrollo sostenible, particularmente con consecuencias nefastas para la seguridad alimentaria mundial, los desplazamientos y las migraciones.

El organismo señala que el mundo se está calentando a un ritmo que podría suponer el «colapso planetario» si no se toman medidas drásticas e inmediatas para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.

La OMM también ha confirmado que la década 2011-2020 fue la más cálida jamás registrada, con emisiones de gases de efecto invernadero propulsando el cambio climático y poniendo en peligro los casquetes polares y las regiones de alta montaña.

En ese contexto, la COP28 con sede en Dubai, plantea un debate con temas torales que habrán de incidir en la agenda climática internacional en el corto y mediano plazo, en las relaciones entre países que lideran estos esfuerzos y aquellos que presentan reticencias, y, finalmente, en la actividad productiva y en la dinámica económica en todos los niveles.

Los acuerdos que se alcancen, son promovidos y serán apoyados por los bargaining clubs o clubes negociadores como el G7 o el G20, que tendrán como agenda post conferencia impulsar nuevas medidas, políticas y cambios estructurales a nivel regional, nacional y local. 

Así que, aunque usted o la marca que lidera no estén particularmente interesados en los resultados de la COP28, muy probablemente pronto experimente sus efectos, pues la acción climática seguirá reconfigurando industrias y modificando la forma en la que se hacen negocios.

Entre los múltiples temas que se abordan en esta conferencia destacan 5 para efectos de esta nota: 

Primero. ElGlobal Stockade, primer balance de resultados del Acuerdo de París. 

En la COP28 el mundo hará un balance del progreso en el cumplimiento de las metas establecidas por el Acuerdo de París y trazará el plan de acción para reducir las emisiones globales de forma drástica.

El entregable más relevante de la cumbre emiratí es la conclusión del primer balance o evaluación de avances en la acción climática (Global Stocktake o GST). Con este ejercicio se cumplirá el compromiso asumido de evaluar e inventariar de forma periódica y agregada el avance conjunto en los objetivos establecidos en el artículo 2 del Acuerdo de París relacionados con i) la reducción de emisiones para limitar el aumento medio de las temperaturas, ii) las medidas de adaptación y iii) la alineación de flujos financieros con un desarrollo bajo en emisiones de gases de efecto invernadero y resiliencia al clima. Esta evaluación comienza en 2023 y se repetirá cada cinco años.

Los pronósticos no son alentadores. El último informe de los compromisos climáticos o Nationally Determined Contributions (NDCs) concluye que en 2030 las emisiones se reducirían en solo un 2% comparado con los niveles de emisiones de 2019. Pero para alcanzar una probabilidad mayor al 50% de limitar el aumento medio de las temperaturas a 1,5 ºC las emisiones de gases de efecto invernadero tendrían que  reducirse en más de 40% en 2030, en un 60% en 2035, hasta alcanzar las emisiones netas cero de CO2 a mediados de siglo.

La agenda es clara: se tendrá que acelerar la reducción de la producción de carbón, petróleo y gas, y triplicar la capacidad de producción de energías renovables (eólica, solar, hidráulica y geotérmica) en la presente década y de cara a la mitad del siglo.

Segundo. Mecanismos de mercado e integridad ambiental de intercambios

El Acuerdo de París se apoya para el cumplimiento de sus objetivos en los mecanismos de mercado. El artículo 6 de dicho Acuerdo gobierna y establece las reglas del comercio de las reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero. Dicho artículo contempla el uso de mecanismos de mercado para la consecución de los objetivos climáticos, incluidos en los NDCs de los países.

Cada vez será de uso más frecuente el criterio de “integridad ambiental” en los intercambios y las relaciones comerciales. Así que este será también un elemento clave en la reconfiguración de cadenas de suministro y en los procesos de producción e intercambio de valor. 

Tercero. El uso de combustibles fósiles, cada vez con mayores costos asociados 

Más allá de las controversias que se han suscitado en el curso de la COP28 debido a algunas declaraciones y posicionamientos, la Agencia Internacional de la Energía, la Unión Europea, el presidente designado de la COP28 y el G20, entre otros actores, están impulsando fuertemente triplicar el uso efectivo de energías renovables en 2030, así como duplicar la eficiencia energética. 

118 gobiernos han mostrado su apoyo para triplicar las energías renovables y duplicar la tasa de mejoras de la eficiencia energética para 2030, tema clave para lograr las emisiones netas cero del sector energético en 2050.

Este apoyo está relacionado con uno de los temas más controvertidos en las rondas de conversación, esto es, el uso cada vez más reducido de los combustibles fósiles. Al respecto, existen 4 posiciones: i) eliminarlos (High Ambition Coalition, G77); ii) reducir el uso de los combustibles fósiles sin almacenamiento, iii) no apoyar la eliminación de los combustibles fósiles sin almacenamiento, y iv) no tomar una posición -por el momento- al respecto. 

Independientemente de la posición que se imponga, un avance notable en la agenda de los hidrocarburos es que 50 empresas que representan más del 40 por ciento de la producción mundial de petróleo y gas han firmado una Carta de Descarbonización en la que se comprometieron a operaciones netas cero para 2050 en todas las emisiones de alcance 1 y 2 (en otras palabras, aquellas emisiones relacionadas con la producción, no con el uso), así como reducir a casi cero el metano en las operaciones upstream para 2030, igual que la quema de rutina cero para 2030.

Adicionalmente, en la cumbre emiratí se abre nuevamente el debate sobre la eliminación de los subsidios al petroleo y la reducción de las emisiones de metano, entre otros temas. 

Cuarto. El transporte, en ruta de modernizarse 

El sector transporte es responsable del 23 por ciento de las emisiones globales de CO2 relacionadas con la energía, además de ser la principal fuente de polución y contaminación del aire.

Los socios del Colectivo para la Financiación del Transporte Limpio han acordado  en el marco de la COP28 impulsar proyectos emblemáticos para el despliegue global de autobuses de cero emisiones (carga mediana y pesada) así como para la electrificación de vehículos de dos y tres ruedas.

Quinto.  Inversión para la descarbonización de la economía regional 

En el marco de la COP28, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ha presentado su informe sobre las necesidades de financiación y políticas regionales necesarias para la transición hacia una economía baja en carbono y resiliente al clima, así como las tendencias actuales de las emisiones regionales.

En este informe, la CEPAL destaca que la inversión requerida para las acciones de mitigación equivaldría al 2,3%-3,1% del PIB anual de la región, muy lejos aún de los recursos incipientes destinados a esta meta. Según el organismo, estos fondos deben ser encaminados a financiar particularmente los sistemas de energía y transporte, así como la reducción de la deforestación. Enfatiza que el sector del transporte es el que requiere más inversiones. 

El referido organismo ha identificado diversos sectores y áreas de oportunidad para impulsar el crecimiento económico sostenible, entre los que se encuentran la transición energética, la electromovilidad, la economía circular, la bioeconomía o los servicios digitales.

También propone considerar mecanismos como la inclusión del cambio climático y la tarificación del carbono (que los contaminadores paguen por sus emisiones mediante un impuesto o un régimen de comercio de derechos de emisión RCDE que obligue a las empresas a comprar derechos negociables para cubrir sus emisiones) en las evaluaciones de impacto ambiental de los proyectos.

Con todo lo anterior, es previsible que en los próximos años veamos en nuestra región diversos cambios, entre ellos, un fuerte impulso a la transición de los medios de transporte a tecnologías sostenibles basadas en la electricidad y, en menor medida, en el hidrógeno; fuentes de energía que son compatibles con modelos de movilidad sostenibles y resilientes al cambio climático.

______________________

Los debates y acuerdos de la COP configuran escenarios y modelan tendencias que, por distantes que parezcan, inciden en las dinámicas y relaciones económicas en todos los niveles.   

En tanto se desarrolla esta cumbre climática en Dubai, resulta de utilidad tomar nota sobre la agenda que se detona para las marcas y corporaciones que están conscientes de que, en nuestros tiempos, la resiliencia y la adaptabilidad son cualidades obligadas para todas las industrias. Hoy, como nunca antes, la reducción de la huella de carbono, así como las medidas de mitigación y adaptación climática son asignaturas obligadas en las agendas de responsabilidad social del sector productivo.

Está previsto que la COP28 concluya el martes 12 de diciembre, y los acuerdos a los que lleguen sus participantes podrían resultar en el paquete de medidas y consensos internacionales más importantes en materia de acción climática y sostenibilidad después de la conferencia de París de 2015.

Compartir artículo