Movilidad eléctrica empresarial: Flotas sostenibles para marcas resilientes al cambio climático

La transición a la movilidad eléctrica no es un tema de moda, o que vaya a caer en obsolescencia por el resurgimiento inesperado de los autos de combustión, cuyo uso no hace más que acumular costos de oportunidad, o por el auge de nuevas tecnologías emergentes. 

Los autos eléctricos (EV´s) son la tecnología disponible y asequible para la respuesta urgente y esperada por parte de todos los sectores de la sociedad, particularmente de marcas y empresas, de cara a los efectos cada vez más notorios de la crisis climática.

Para afirmar lo anterior, baste recordar que un auto es solo la “terminal” de una infraestructura superior, la de generación, distribución y suministro de energía que requieren para desplazarse; y que, hoy por hoy, solo la energía eléctrica tiene la capacidad instalada y la red de infraestructura global para atender la demanda energética del sector transporte, en sustitución de la energía que ahora es obtenida por la quema de fósiles.

Temperaturas rompiendo sus récords máximos en distintas ciudades; estrés hídrico, cortes de agua y sequías; pérdida de cultivos e insuficiencia alimentaria; incendios y pérdida de biodiversidad; paros de actividades y medidas extraordinarias -aunque insuficientes- como limitar la circulación del parque vehicular debido a la contaminación ambiental por encima de los máximos tolerables, son algunos de los efectos más evidentes, y lamentablemente más frecuentes, en una larga lista relacionada con la emisión de gases contaminantes de efecto invernadero derivados de la combustión de derivados del petróleo, a la que se atribuye el aceleramiento inédito del calentamiento global.

El cambio climático ya no es un tema ajeno a nadie, y llama a la acción a todos. 

Se trata de un fenómeno considerado por analistas y expertos como una de las megatendencias de la década, así como uno de los factores clave que ha creado un nuevo escenario de riesgos para las actividades humanas, entre ellas, particularmente, las productivas.

Para marcas y empresas de todas las industrias es cada vez más relevante -una cuestión de resiliencia y estrategia de negocios- trazar una ruta hacia la descarbonización de sus actividades. 

La electrificación de flotas es una oportunidad para las corporaciones, no solo de reducir costos logísticos a largo plazo, sino también de fortalecer sus relaciones comunitarias e  imagen corporativa; de ser responsivas a una de las preocupaciones más sentidas de las comunidades de las que forman parte, mediante la reducción real y cuantificable de su impacto ambiental.

En seguida sugerimos algunos temas a considerar para marcas y empresas, cuando se trata de evaluar rutas de transición a la electrificación de sus flotas: 

1. Evaluación de costos

– Costos iniciales versus ahorros a largo plazo

Uno de los principales obstáculos para la adquisición de flotas eléctricas es el costo inicial. 

Aunque la paridad de precios entre autos de combustión y autos eléctricos aun no se refleja en todos los segmentos y modelos, es clave que los tomadores de decisión de tu corporación analicen la estructura de costos de operación de su flota, más allá de comparar exclusivamente el precio de compra de los vehículos, para comprender los beneficios financieros a largo plazo.

Como hemos apuntado en otras ocasiones, la adquisición de un auto o de una flota es una decisión con impactos de mediano plazo y el precio de compra es solo una de las muchas variables a considerar.

Si quieres leer un articulo más detallado sobre los comparativos de costos entre autos de combustión y autos eléctricos, puedes consultar nuestro siguiente post: 

–  Incentivos fiscales y subsidios

Igual que en muchos otros países, en México actualmente se ofrecen algunos incentivos y beneficios para facilitar e impulsar el uso de autos eléctricos. 

Entre los más destacados se encuentran la exención del impuesto sobre adquisición de autos nuevos, ISAN; del impuesto sobre tenencia o uso de vehículos; del pago de verificación vehicular ambiental; así como mayores beneficios en materia de deducibilidad fiscal y tarifas preferenciales de consumo de energía eléctrica en ciertos tipos de estaciones de recarga eléctrica.

– Costos de mantenimiento reducidos

Los vehículos eléctricos tienen menos partes móviles que los vehículos de combustión interna, lo que resulta en menores costos de mantenimiento y en menores horas-hombre dedicadas a esta actvidad, por lo que tu compañía tendrá que dedicar menos personal a tareas como estas. 

A lo anterior habría que agregar que si requieren menos mantenimiento, los autos de flota eléctricos permitirán una planeación más eficiente e ininterrumpida de la logística. 

También hay que señalar que los autos eléctricos no requieren cambios de aceite, y sus sistemas de frenado regenerativo, además de reducir el desgaste de su sistema de frenos, convierte la energía cinética en electricidad de recarga para la batería. 

– Ahorros en combustible

El costo de la electricidad es considerablemente menor que el de los combustibles fósiles. Según la Comisión Federal de Electricidad (CFE), el costo promedio de la electricidad para el sector industrial en México es de aproximadamente $1.7 pesos por kWh. Comparado con el precio promedio de la gasolina, que hace meses supera los $20 pesos por litro, los ahorros en combustible pueden ser significativos. Además de que un auto o una flota eléctrica habilita a tu empresa para conectar tu transporte con soluciones de generación de energía renovable in situ, como mediante paneles solares, lo que puede reducir aún más los costos energéticos.

– Análisis del retorno de inversión (ROI)

Al considerar los incentivos fiscales, los menores costos de mantenimiento y los ahorros en combustible, el retorno de inversión de una flota de vehículos eléctricos puede ser atractivo. 

Según el Banco Mundial, las recompensas financieras de la electrificación del transporte pueden ser considerables, aun si se tiene en cuenta el costo inicial, que supone una prima de entre el 70 % y el 80 % respecto de los vehículos que funcionan con combustibles fósiles, dado que los eléctricos —desde los scooters hasta los autobuses— son más baratos de operar y mantener. Los costos de mantenimiento más bajos por sí solos pueden suponer un ahorro de USD 5000 durante toda la vida útil del vehículo, lo que excede el gasto más elevado que conlleva usar electricidad como combustible. Debido a que muchos países de ingreso bajo y mediano gravan la gasolina y subvencionan la electricidad, el ahorro es aún mayor.

https://www.bancomundial.org/es/news/feature/2022/11/17/electric-vehicles-an-economic-and-environmental-win-for-developing-countries

A lo anterior se debe considerar el fortalecimiento de las relaciones comunitarias de tu marca, en un contexto en el que los ciudadanos en su rol de consumidores están cada ves más comprometidos con apoyar -o retirar su apoyo- a marcas socialmente responsables y sostenibles ambientalmente.

2. Desarrollo de infraestructura

– Planificación e implementación de estaciones de recarga

La infraestructura de recarga es un componente crítico para el éxito de una flota de EVs. La planificación adecuada incluye la evaluación de las necesidades de carga diarias, la identificación de ubicaciones estratégicas para las estaciones de carga y, por supuesto, la colaboración con proveedores expertos y confiables en el diseño estratégico e instalación de de infraestructura de recarga.

– Evaluación de necesidades de recarga

Las necesidades de recarga varían según el tamaño de la flota y los patrones de uso. Es esencial realizar un análisis detallado del la intensidad y patrones de uso diario de los vehículos, para determinar la capacidad y necesidades particulares de recarga de tu empresa. Herramientas de software avanzadas, como las que proveemos en Ce Neutral mediante nuestra alianza exlusiva con Driivz,  pueden ayudar a modelar escenarios de carga y optimizar la distribución de estaciones de carga.

– Ubicaciones estratégicas

Las estaciones de carga deben ubicarse en puntos estratégicos para maximizar la eficiencia y aportar la logística de tu empresa. Esto incluye instalaciones corporativas, áreas de estacionamiento y, en su caso, puntos de recarga públicos o en puntos clave de tus rutas. 

La instalación de estaciones de recarga en las instalaciones de la empresa permite una carga sólida durante la noche o en horarios en los que tu flota suele estar parada, mientras que los puntos de recarga públicos pueden ser útiles para vehículos que operan en rutas extensas.

– Colaboración con proveedores

Trabajar con proveedores expertos en infraestructura de recarga de EV´s puede facilitar la implementación y garantizar que las estaciones de recarga sean de alta calidad y cumplan con la regulación, normativas, estándares internacionales y políticas de seguridad en instalaciones de tu empresa, además de que podrán convertirse en un aliado estratégico externo que ponga a tu consideración otros aspectos clave como las tendencias de la industria o que sea el proveedor confiable y oportuno de servicios de mantenimiento y atención de emergencias en momentos clave en los que tu marca no puede dejar de operar. 

_____________

Adoptar flotas de vehículos eléctricos puede mejorar significativamente la imagen de una empresa, incrementar su resiliencia en un contexto cada vez más complejo para los negocios y conducirla al transporte del futuro.  

Las empresas que lideran en sostenibilidad a menudo son vistas más favorablemente por los consumidores y socios comerciales. Una encuesta de Nielsen reveló que el 66% de los consumidores están dispuestos a pagar más por productos y servicios de empresas comprometidas con la sostenibilidad.

A lo anterior debemos agregar que con la electrificación de sus autos las empresas se alinean con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, específicamente con el ODS 13: Acción por el clima. Al reducir las emisiones GEI, las empresas no solo se suman efectivamente a la lucha contra el cambio climático, sino que también pueden reportar estos esfuerzos en sus informes de sostenibilidad, mejorando su transparencia y responsabilidad social corporativa.

La adopción de flotas de vehículos eléctricos ofrece a las empresas una oportunidad única para mejorar su eficiencia operativa, reducir costos a largo plazo y contribuir significativamente a la sostenibilidad ambiental. 

Nuestra sugerencia es que cuando tu corporación valore las ventajas y retos que conlleva la electrificación de su flota, considere escenarios y beneficios de largo plazo y no solo costos de adquisición. Consideramos que ese es el enfoque adecuado para una valoración estratégica que incremente la resiliencia y potencie la competitividad de tu marca.

La movilidad sostenible no es solo una opción, es una responsabilidad que las empresas deben asumir para liderar el camino hacia un mundo más sostenible.

Ce Neutral es la marca más competitiva y confiable del mercado mexicano en el diseño estratégico e implementación de soluciones integrales de recarga de autos y flotas eléctricos. 

Nuestra experiencia y casos de éxito apoyando a la electrificación de flotas para marcas globales, triple AAA y líderes en su industria son muestra del valor que podemos aportar para tu corporación.

Te invitamos a contactarnos para agendar una asesoría y una presentación personalizada de nuestros servicios.  https://ceneutral.com/contact-us/

Compartir artículo